LocalesRegionales

Salud brinda recomendaciones para evitar enfermedades en ambientes afectados por lluvia

El Ministerio de Salud difundió recomendaciones para prevenir enfermedades ante el anegamiento de viviendas, patios y baldíos producto de las intensas lluvias registradas en todo el territorio provincial.

Las inundaciones pueden representar un grave riesgo para la salud dado que el contacto con aguas contaminadas puede transmitir varias enfermedades. En estas situaciones de emergencia también pueden producirse accidentes.

Por eso, si su casa, patio o terreno se inundó, es importante tomar algunos recaudos:

El agua segura es la mejor forma de prevenir enfermedades. En el caso de las viviendas que hayan visto afectado el abastecimiento de agua potable por los efectos de la inundación, se recomienda tomar agua mineral o que provenga de una fuente segura. También puede convertir en agua segura aquella que proviene de otras fuentes (pozo, de red, entre otros), colocando 2 gotas de lavandina por cada litro de agua, y dejándola reposar 30 minutos antes de utilizarla. También puede hervirla durante 3 minutos y esperar a que se enfríe para consumirla.

Si el agua está muy sucia, antes de potabilizarla, filtre a través de una tela limpia, para retirarle las impurezas visibles.

Se recomienda reforzar los hábitos de higiene básica, lavándose siempre las manos con abundante jabón y agua que haya sido hervida, desinfectada o que se sepa que es segura.

Esta medida debe tomarse antes de preparar los alimentos, después de ir al baño, después de realizar actividades de limpieza en el hogar y luego de tocar cosas de la casa que hayan sido alcanzadas por el agua de la inundación.

Es de suma importancia revisar todo alimento que haya quedado en su hogar y eliminar aquellos que contengan suciedad, restos de residuos arrastrados por la inundación o cuyos envases hayan sido muy deteriorados por el agua.

Para poder reutilizarlos, lave los vasos, platos y otros elementos de cocina con detergente abundante y, de ser posible, refriegue todo con un cepillo para evitar residuos.

Retire los alimentos que hayan estado en contacto con el agua y los que hayan estado por más de 2 horas sin refrigeración.

Se recomienda que deseche los siguientes productos: Carnes, aves, pescado y huevos; productos frescos como verduras y frutas; todos los productos no perecederos cuyos envases estén abiertos o hayan sido alcanzados por el agua (harina, azúcar, café, yerba, etc.), botellas cuyos picos o cierres hayan sido alcanzados, condimentos cuyos frascos hayan sido afectados y que no estén cerrados herméticamente, aderezos o productos en envases de cartón y productos enlatados cuyas latas estén abolladas, hinchadas o mohosas.

Para desinfectar ollas y utensilios de metal, hiérvalos por 10 minutos. Se recomienda que deseche las cucharas de madera y los utensilios de plástico y los reponga por otros nuevos. También es importante que reponga las mamaderas y chupetes de los bebés.

Lave frutas y verduras con agua segura. Si está amamantando a su hijo, siga haciéndolo. La leche materna ayuda a generar defensas en los niños. Lave las mamaderas con agua segura.

La higiene y limpieza del hogar evitan riesgos de salud después de la inundación. Para eso es necesario ventilar las habitaciones, utilizar botas y guantes de goma durante la limpieza.

Limpie y desinfecte con lavandina las paredes, los pisos y muchas otras superficies de la casa. Tenga especial cuidado con las superficies que pueden entrar en contacto con los alimentos, como la mesada, alacenas y heladera.

Utilice 1 taza de lavandina (del tamaño de un pocillo de café) cada 10 litros de agua (1 balde).

Lave con agua caliente y planche la ropa de cama y toda la ropa que pueda ser reutilizada. Se sugiere que los muebles tapizados que se pueden salvar, sean secados al sol y rociados con algún desinfectante.

Si tiene cortaduras o llagas abiertas que estuvieron o están expuestas al agua de la inundación, refuerce su limpieza, lavándolas con jabón para controlar infecciones. Si una herida presenta enrojecimiento, inflamación o supuración, busque atención médica y consulte si es necesaria la vacuna antitetánica.

Ante fiebre, malestar general, dolor de cabeza, diarrea, vómitos u otros síntomas concurra al Centro de Salud u hospital más cercano para recibir tratamiento.

Evite que los niños y niñas jueguen en lugares donde haya restos de agua de la inundación. Lave sus manos frecuentemente y desinfecte o limpie sus juguetes antes de que vuelvan a utilizarlos. Lo más recomendable es desinfectar los juguetes con lavandina.

Mantenga a las mascotas fuera del área afectada hasta que se haya realizado una limpieza completa.

Se recomienda evitar convivir con roedores, asegurar el cierre hermético de puertas y ventanas, sellar rajaduras y hendijas.

Finalmente, se aconseja no caminar descalzos en lodos, charcos o pantanos, ni bañarse o nadar en pozos o aguas estancadas.

Tags

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


Close