LocalesRegionales

Irineo Toconás «A veces me encierro en mi cuarto preguntándome a dónde está mi hijo y no encuentro respuestas”

Irineo Toconas y parte de su familia participaron de un acto en la escuela de Playas Doradas

Playas Doradas.-  “Se que dios va a sacar todo a la luz”, señaló en una entrevista con Pido la Palabra Irineo Toconás padre de Mario, el submarinista de Sierra Grande que está entre los 44 desaparecidos del ARA San Juan.

La familia de Mario Toconás vive casi toda en Sierra Grande, sus seis hermanos trabajan en diferentes estamentos y como pudieron retomaron su vida laboral y familiar porque han estado meses sin saber que pasó y acompañándose entre si.

Su esposa Ruth y sus dos hijos, Ryan y Luz, viven en Mar del Plata donde. Ahí residía Mario desde hace unos años  por su trabajo y su hija menor nació sin poder conocer a su padre.

Su mamá de Mario murió hace muchos años e Irineo, el papá, un ex minero de Hipasam, se radicó en Viedma hace unos años.

Pido la palabra habló con él en el primer aniversari

o de la desaparición del ARA y señaló que “nuestros gobernantes saben donde está y no lo quieren decir, hay algo que están ocultando, Dios se va a encargar  de todo esto”.

El papá de Mario viajó hasta Sierra Grande para participar de un acto en homenaje que realizó la escuela primaria 360 de Playas Doradas, estaba junto a otros familiares porque los hermanos de Mario viajaron a Mar del Plata para participar de los actos.

“Hay tantas cosas que uno quiere decir y opinar pero tenemos que callar, solo quiero decir que estoy agradecido con la escuela de Playas Doradas y con el pueblo por el apoyo”.

El hombre no oculta su angustia que lleva desde hace un año a cuestas “a veces me encierro en mi cuarto preguntándome a dónde está mi hijo y no encuentro respuestas”

“Estamos con un gran dolor e impotencia y no tenemos nada concreto de nuestro gobierno, solo sabemos lo que cuentan los medios” y pidió además que el gobierno no abandone la búsqueda.

La rutina volverá en cada uno d elos familiares que viven n carne propia este tremendo dolor, con la esperanza que el gobierno nacional defina que siga la búsqueda y que no tengan que encadenarse en la Casa de Gobierno para que los escuchen.

Tags

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


Close