Agenda

Opinión: El Burro Antiprogreso. Por Gastón Gutierrez

Solo un par de políticos con reductores de velocidad mentales contra las ideas de progreso pueden ocupar su tiempo, el que pagan todos los ciudadanos, en bautizar un “lomo de burro”.        Pero lejos de ser una anécdota, es el fiel reflejo de la baja calidad política e institucional de algunos personajes que representan a miles de ciudadanos, como si no tuviesen cosas importantes para legislar, bautizan un reductor de velocidad frente a la Catedral de la capital rionegrina.

Sin evidencia técnica ni científica, se han opuesto políticamente a un mega proyecto que brindará crecimiento, desarrollo y progreso a una región con una matriz productiva y energética escasamente diversificada. Ni siquiera contemplando que es un proyecto que ha trascendido todo tipo de bandera política, ya que fue rubricado por CFK y luego ratificado por Mauricio Macri, con la República Popular de China.

Menos aún, escuchando a la voluntad popular en Sierra Grande, que se expresó claramente en las urnas. La construcción de una central nuclear, se complementa con la férrea política ambiental llevada a cabo por el Gobierno Nacional en materia de energías renovables, reduciendo considerablemente la emisión de gases de efecto invernadero.

Menos aún han tenido en cuenta la prestigiosa carrera nuclear rionegrina, y han echado por la borda uno de los proyectos más ambiciosos y armoniosos con el ambiente de los últimos 50 años. Ni hablemos ya de la hipocresía y falta de coherencia, ya que se han opuesto al desarrollo energético nuclear, pero están a favor del uso de Uranio y la Minería a Cielo Abierto como Soria y Odarda.

Quizá hemos sido mal informados, y en realidad algún “burro” quería bautizar por primera vez a su “lomo” virgen. Es la única esperanza que le queda a una sociedad rodeada de estos personajes agoreros del antiprogreso y faltos de ideas. Del reductor podemos esperar que se rompa, pero del burro no podemos esperar más que una patada.
Show More

Close